Lento pero seguro: el despliegue de IPv6 en AL y Caribe

Por Jorge Villa *

Los creadores de IPv6 desde sus inicios, avizoraban que la Internet que disfrutamos en la actualidad, emplearía este nuevo protocolo como la base de la comunicación. Sin embargo no ha sido así, por disímiles razones, que abarcan desde aspectos meramente económicos hasta una pobre comprensión de la importancia de IPv6 para la actual y futura Red de redes; en la cual la movilidad y la integración de “las cosas”, datos y procesos, están cambiando muchos paradigmas y provocando una nueva oleada de innovación.

A pesar de los esfuerzos realizados por promover y adoptar el nuevo protocolo, a finales de 2014, el tráfico sobre IPv6 fue solamente un 5% del total en Internet (según datos de Google). Aunque para algunos pudiera parecer una cifra despreciable, lo interesante es evaluar la tendencia de crecimiento; pues a inicios del 2013, apenas se llegaba al 1% del tráfico. El crecimiento en los últimos 24 meses ha sido casi exponencial, y el ritmo continúa siendo ascendente.

Combinando datos de Google y APNIC, es posible notar que las áreas con mayor visibilidad en cuanto a penetración de IPv6 son Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Alemania, Estados Unidos, Noruega, Francia, Rumania y Perú (principal representante de la región en la lista).  Resulta interesante, que áreas con trabajo estable en cuanto a IPv6, como Brasil y países asiáticos (entre los que destacan China y la India) aun no aparezcan en posiciones destacadas en la estadística.

Desde setiembre del pasado año entraron en vigor las políticas restrictivas para asignación de direcciones IPv4 en los cinco Registros Regionales de Internet (RIRs). Aún cuando es posible obtener direcciones IPv4 bajo ciertas condiciones, cada vez es más difícil proponer crecimientos sostenidos empleando IPv4. Con excepción de AFRINIC, el registro de África, los demás Registros Regionales cuentan con muy poca cantidad de direcciones, y lo mismo sucede con el Registro Central (operado por IANA) que se nutre de bloques de direcciones IPv4 que han podido recuperarse, para ser redistribuidos equitativamente entre las cinco regiones geográficas en que se divide el mundo de Internet. Esta situación deberá tributar necesariamente a una mayor adopción de IPv6.

En el caso particular de la región de Latinoamérica y El Caribe, el mayor porciento de asignaciones IPv6 que ha realizado LACNIC han sido a Proveedores de Servicios de Internet (ISPs) y Registros Locales de Internet (LIRs); ubicándose en segundo lugar a nivel mundial en esta modalidad (después de Europa). En cuanto a asignaciones para organizaciones que no revenden servicios a terceros (conceptualizados como usuarios finales en este contexto), nuestra región únicamente supera a África. A pesar de estas cifras, LACNIC ostenta el mayor porcentaje de usuarios con bloques de direcciones IPv4 e IPv6.

El hecho de que la mayoría de quienes poseen prefijos IPv6 en Latinoamérica y el Caribe sean LIRs/ISPs hace presagiar que la región se encuentra actualmente en condiciones favorables para un crecimiento significativo en el empleo de este protocolo. Brasil lidera ampliamente el total de asignaciones, seguidos a distancia por Argentina;  mientras que Colombia, México y Chile les siguen los pasos, un poco más retirados.

Sin embargo, el esfuerzo para integrar IPv6 a gran escala en la actual infraestructura de Internet, no puede realizarse únicamente por parte de la comunidad de números en Internet. Resulta vital involucrar en el proceso a todos los sectores tales como gobiernos, sociedad civil, operadores de redes, desarrolladores de aplicaciones y contenidos, entre otros.

La Corporación para la Asignación de Números y Nombres en Internet (ICANN), es la responsable de la coordinación global del sistema de identificadores únicos de Internet y de su funcionamiento estable y seguro. Su concepción incluye la participación de los diferentes sectores involucrados e interesados en el desarrollo de Internet. En dicho escenario, la única representación de la comunidad de números es la Organización de Apoyo para Direcciones (ASO).

En el Consejo de Direcciones (AC) de ASO, actualmente represento a la región latinoamericana y caribeña. Aunque nuestra principal responsabilidad estriba en la elaboración de políticas globales que guían el trabajo entre el Registro central y los RIRs, durante varias de las últimas reuniones de ICANN (aprovechando la composición multisectorial del auditorio) hemos preparado e impartido tutoriales sobre IPv6. De igual manera, establecemos sesiones de trabajo con los diferentes sectores presentes, haciendo visible el trabajo de la comunidad de números. El próximo mes, en Singapur, se celebrará la primera reunión anual de ICANN en el 2015. Afortunadamente, en junio se efectuará la segunda reunión en Buenos Aires, Argentina; la cual debe constituir un nuevo momento para impulsar la adopción de IPv6 en la región.

Con IPv6, Latinoamérica y El Caribe tiene la oportunidad de participar de forma ventajosa en este cambio global de Internet. Debemos confiar en nuestras fuerzas y capacidades, obtener resultados y no desperdiciar el momento, a la espera de una guía para avanzar por parte de los países más desarrollados; porque una vez más quedaremos rezagados y no podremos implementarlo correctamente.

  • Representante de la región latinoamericana y caribeña en el Consejo de Direcciones (AC) de ASO.